Ventajas de implantar un ERP en su PYME

Ventajas de implantar un ERP en su PYME 

Hasta hace pocos años, los sistemas de gestión empresarial (ERP) eran soluciones tecnológicas que sólo estaban al alcance de grandes corporaciones. A día de hoy estas soluciones tecnológicas están al alcance de cualquier organización y son eficaces para todo tipo de empresas.

Estas herramientas de gestión presentan múltiples beneficios para empresas de pequeño y mediano tamaño. Aquí te presentamos algunos de los principales:

Mejora en la toma de decisiones:

La gestión que llevan a cabo los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), genera a su vez, en el día a día, información estratégica dinámica que integra todos los datos generados por los distintos departamentos y evita la pérdida de información importante para la organización.

Con ello se consigue una importante ventaja competitiva a la hora de tomar decisiones empresariales, ya que contamos con la certeza de manejar información fiable gracias al intercambio de datos que se produce en tiempo real entre los todos los departamentos de la empresa.

Asimismo, el tratamiento de toda la información generada por la compañía como una única fuente de datos, hace que disminuya de forma significativa la burocracia interna de las empresas a la hora de llevar a cabo cualquier proceso, lo que indudablemente mejora la toma de decisiones por parte de la dirección de la organización.

Automatización y optimización de procesos empresariales:

Los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), se caracterizan por la automatización de la gestión de procesos estratégicos para la empresa, como pueden ser las ventas, la contabilidad, la tesorería, etc… Dicha automatización de los procesos disminuye en gran medida los errores, así como el tiempo dedicado por los empleados en estas tareas.

El empleo de estas soluciones tecnológicas permite un gran ahorro en los costes, y asimismo consigue un incremento en la productividad de los empleados, que pueden dedicar más tiempo a otras actividades más importantes para la empresa.

Todo ello repercute directamente en la cuenta de resultados y en la productividad de nuestra organización.

Ahorro de costes y menos preocupaciones con un servicio SaaS:

Al implantar una solución de gestión empresarial contamos con dos alternativas: implantar la solución en el servidor de la empresa, que es la forma usada tradicionalmente y la posibilidad de utilizar un Software as a Service (SaaS).

Este último nos permite optar por un sistema de gestión personalizado a nuestras necesidades, con un pago mensual y sin necesidad de implantar la solución en el servidor de la empresa, con soporte y mantenimiento incluido, sin necesidad de grandes desembolsos iniciales.

1 voto (5 sobre 5)

2019-02-12T18:14:05+00:00
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial